Repaso contabilidad (6) Deudas por préstamos recibidos, empréstitos y otros conceptos

POST ACTUALIZADO EN NUESTRA NUEVA WEB PUCHE29CONSULTORIA.ES

Con este post vuelven a confluir el repaso al PGC con el paréntesis abierto para ver el tratamiento contable de las subvenciones.

En el subgrupo 17 registro la financiación ajena contraída con terceros (sin vinculación), tales como  Deudas con entidades de crédito (170) y en el que nos voy a detener:  172. Deudas a largo plazo transformables en subvenciones, donaciones y legados. Subgrupo donde reflejo las cantidades concedidas por las Administraciones públicas, Empresas o Particulares, con carácter de subvención, donación o legado reintegrable, con vencimiento superior a un año, cuando sean inferior utilizaré  la  522 .

Al iniciar el repaso al PGC para ESL señalamos el cambio producido con el PGC de 2007 a la hora de contabilizar las subvenciones. Antes cuando me concedían una ayuda, la parte pendiente de ejecutar iba al Patrimonio Neto, ahora se ubica en el Pasivo, algo que resulta mucho más real y que conduce a mejorar la interpretación del Balance. Así el valor de Fondo de Maniobra mostrará de verdad si existe una situación de equilibrio patrimonial, es decir, una adecuada relación entre las inversiones permanentes necesarias para el desarrollo de la actividad y las corrientes vinculadas con la propia actividad. Con la costumbre de registrar en el subgrupo 13 las subvenciones concedidas pendientes de ejecución, este colchón de estabilidad estaba inflado.

Entidades Asociadas, Consorcio de Entidades

Es común en el Tercer Sector que un grupo de Entidades se presenten conjuntamente a una subvención, donde una de ellas figurará como titular o “cabeza de consorcio”, pero con el acuerdo por el que se obliga a distribuir parte de los fondos concedidos.

Para reflejar esas cantidades que les debo a mis socios, he venido utilizando el subgrupo 16/51  (161-para largo plazo- y la 511 –para corto-), Deudas con Entidades Asociadas. Es posible que haya estirado la definición que viene en el PGC: “Deudas contraídas por préstamos recibidos y otros débitos no incluidos en otras cuentas de este subgrupo”, así como la definición de “Entidades Asociadas”, pues compañer@s de profesión también utilizaban cuentas del grupo 412. Bueno, el objetivo en ambos creo que está conseguido, y ninguno desvirtúa la imagen fiel. En el próximo post me pondré con los asientos contables de las subvenciones.

¿Y cuando somos nosotros los que acompañamos a un cabeza de consorcio?

En este caso  existe un derecho de cobro (Activo), y mi costumbre ha sido registrarlo en un desglose de 446 “Usuarios, Deudores” que permite anotar créditos con usuarios por entregas de bienes y servicios prestados por la Entidad en el ejercicio de su actividad propia. También se puede entender como estirar el concepto, pero la obligación de pago del tercero viene provocada por la prestación de servicios que realizaré en el marco de la colaboración. Esta cuenta estaría más relacionada con la utilización del subgrupo 412 para cuando soy cabeza de Consorcio en una subvención y debo enviar fondos a mis socios….para gustos colores.

En el post de la semana que viene intentaré hacer un esquema con los asientos a realizar para registrar una subvención.

¿Qué forma de remuneración a socios administradores de una SL es más ventajosa fiscalmente?

POST ACTUALIZADO EN NUESTRA NUEVA WEB puche29consultoria.es

Los motivos que llevan a un autónomo a constituirse en Sociedad son separar el patrimonio del negocio del personal y mejorar el tratamiento fiscal de sus rendimientos obtenidos. Dicho de otra manera, como autónomo la factura emitida son rendimientos personales que tributan en el Impuesto de Renta de Personas Físicas  (IRPF), mientras que como Sociedad es un rendimiento de la misma que se liquida con el Impuesto Sociedades (IS).

Cuando escribí sobre la constitución de una Sociedad, quise tratar más despacio la parte de los Estatutos que describe la remuneración de los administradores.

Parece claro que superado un volumen de facturación un autónomo debe valorar convertirse en Sociedad, pero cuidado, hay que prestar atención a la forma que debe tener esa remuneración para que sea más ventajosa que seguir facturando como persona física.

Leí en actibva una respuesta al dilema ¿autónomo o sociedad limitada?, que me gustó: En base a los tramos del IRPF 2010 dedujo que para un rendimiento integro de actividades económicas superior a 41.400€, convenía tributar por el IS. Pero lo bueno es que continúo y recordó que, en el caso de tener un porcentaje sobre los beneficios, esa “retirada de dinero de la sociedad” está gravada en el IRPF al 18%-19%. Es decir, 25%(IS)+18%(IRPF)= 38,5 %. Si además existe una nómina habría que sumar (restar) la  retención. Es decir, que el ingreso de 100 que como autónomo solo pasaba por el cedazo del IRPF ahora puede pasar por otros filtros fiscales que dejen un líquido que hagan dudar si fue buena idea constituir la Sociedad, sin contar con todas las obligaciones nuevas que también eso implica.

Ya me quejé hace unos días de las promesas electorales y de elogiar a autónomos y PYMES como fuente de creación de empleo y a la hora de la verdad dejadlas solas ante el peligro. Ahora quiero ser práctico y ver, partiendo de unos Estatutos que fijan la gratuidad del cargo de administrador, qué forma de remuneración es más ventajosa fiscalmente para un autónomo que decidió constituir una Sociedad limitada unipersonal, y que por tanto, no ha dejado de ser un trabajador.

Una de las formas más comunes es fijarse una nómina, como rendimientos de trabajo. En este sentido, recomiendo esta nota informativa de la agencia tributaria, donde aclara esa frontera entre rendimiento de trabajo y rendimiento de actividades económicas.

La nómina tendría su Salario Base, al que habría que aplicarle la retención correspondiente por IRPF, pues, como hemos visto, la Seguridad Social “corre por cuenta” del trabajador.

Más o menos, sin sacar mucho la calculadora y para unas cifras modestas,  vigilando hasta qué total anual empieza a ser más gravoso fiscalmente, alrededor de 40.000 euros, esta sería la manera menos gravosa, aunque se admiten sugerencias.

Cómo entender el rescate financiero de Europa a España

Visita nuestra nueva web en http://puche29consultoria.es/

Me dicen que estaba escrito: que tras varias Reformas financieras buscando restaurar la confianza de los mercados mediante el saneamiento de los activos tóxicos del ladrillo en el Balance de los Bancos; primero con inyecciones de capital; después elevando provisiones; más tarde encargando a dos auditorías la valoración de la cartera de créditos; quedaba el presente capítulo del rescate de Europa.

¿Por dónde empezar a entender el rescate?, ¿Cómo traducir las palabras de los presidentes de gobierno y los Ministros de Economía?, ¿Cuándo y cómo empezó todo?

Aunque mi formación y experiencia sean económicas, la mejor explicación sobre el tema la he encontrado en  dos comics de Aleix Saló, Españistan uno y dos; y en el maestro Forges. No obstante, mi deformación profesional me pide un análisis más “serio”, por eso me he puesto a leer a expertos, pero me surgen más dudas:

1. ¿Por qué tras la burbuja inmobiliaria (2007) el precio de la vivienda en España apenas cayó, pero los bancos seguían dando beneficios y repartiendo dividendos? Feb.2012: “Bankia reduce un 13,5% su beneficio de 2011 por provisiones

2. ¿Por qué los políticos niegan siempre la realidad: Zapatero. Mayo 2008. No hay crisis, Rajoy. Mayo 2012. No hay rescate.

3. Salvando las formas, ¿qué diferencia hay entre las inyecciones de capital de Zapatero, 30.000 millones, Octubre 2008;  la de Rajóy a Bankia, 19.000 millones, mayo 2012 y el actual rescate europeo de hasta 100.000 millones?, ¿por qué ninguna ha conseguido su objetivo: “facilitar la concesión de créditos a familias, pymes y emprendedores, para impulsar la actividad económica?”. Sé que el formato de las ayudas es distinto, pero si lo que es real es una “entrada” de fondos en el Balance de Bancos, ¿dónde está la “salida”, el uso: ¿en pagar a  deudores?, ¿en invertir en deuda de los Estados?. Algo se me escapa

4. ¿Por qué se opta por obligar a dotar provisiones en lugar de llevar a pérdidas la diferencia entre el valor en libros y el valor real (y contrastado) de los activos tóxicos?

En contabilidad una provisión se dota cuando sé que voy a tener una deuda pero no sé su importe o fecha exacta en la que afrontarla. Todos sabíamos el valor del ladrillo en el Balance de los Bancos del mismo modo que en su momento nos dimos cuenta del valor real de los sellos en el Balance de Fórum Filatélico, ¿Qué diferencia hay?. Conozco muchas personas que perdieron sus ahorros. ¿La diferencia está en el tamaño de las Entidades que caen?. Entonces:

5. ¿Por qué se opta como solución la vía de las fusiones?. ¿No retrasa eso el momento de sacar a la luz el déficit de capital, además de diluir responsabilidades en la gestión, al mismo tiempo que, al convertirse en Entidades más grandes, obligan al Estado a intervenir?.

Parece que todas las soluciones han llevado a que el Estado se endeude, y no por los gastos directos del Estado de Bienestar.

Y ahora, ¿qué consecuencias tendrá este rescate? ¿Qué otras alternativas podrían haberse puesto en marcha?

Seguiremos estudiando las opiniones de los expertos.

Autónomos y PYMES tendrán que esperar a la Ley de Emprendedores

Visita nuestra nueva web en http://puche29consultoria.es/

En época de elecciones las promesas salen a borbotones de uno y otro partido, pero tras los fuegos artificiales de la “fiesta democrática”, viene el silencio.  Las PYMES y autónomos están en un terreno que favorece el olvido. ¿Qué es un autónomo?, ¿Qué es una PYME?. Bajo un mismo nombre hay una variedad de realidades. Es sabido que son fuente de creación de empleo, empezando por uno mismo, que no es poco. Pero a veces dudo si cuando se habla de emprendedores se fijan sólo en quienes disponen de medios económicos para poner en marcha un negocio, porque si no tienes recursos tus ideas valen lo que la peseta ahora.

¿Dónde están las ayudas para quienes su principal capital es su trabajo?

Por esta razón, el inicio de una actividad por cuenta propia suele compaginarse con un trabajo por cuenta ajena. Eso significa terminar una jornada laboral y empezar otra, así hasta que el día cumple sus 24h y llega el punto de inflexión donde demanda de tiempo, dedicación y trabajo llegan al máximo pero los ingresos son insuficientes para prescindir de un dinero dedicado a la subsistencia, a la inversión para dar estabilidad, no a la especulación.

Por eso es tan importante la ayuda recibida durante ese periodo, y por eso es tan esperada una ley de emprendedores  que se retrasa hasta el 2013, según vaticina un artículo de la web pymesyautónomos. Lo curioso es que mientras tanto, aunque sus medidas son urgentes, desde el Ministerio de Trabajo solo hablan de que “la futura Ley de Apoyo a los Autónomos y los Emprendedores incluirá otra reducción en la cotización de hasta el 50% para aquellos autónomos que se encuentren en situación de pluriactividad”. Algo que no están novedoso pues ya existe el derecho de solicitar, dentro de los cuatro primeros meses del año siguiente, y siempre que la cantidad cotizada sea igual o mayor a 10.969,42 euros, la devolución a Seguridad Social del 50% de lo aportado, presentando el Mod. TC.13/1.

Como dijo José Mourinho: ¿Por qué?, ¿Por qué?, ¿Por qué?. No es para tomárselo a broma, y menos leyendo los motivos que alegan para el retraso, entre ellos algo así como que “no es el momento”… Como leí en un post en elblogsalmon: tonterías.

Adaptación Plan General de Contabilidad para Entidades sin fines lucrativos. Las Provisiones

Visita nuestra nueva web en http://puche29consultoria.es/

Tras ver las reclasificaciones del subgrupo 13, que me sirvió de pretexto para abrir el paréntesis de cómo contabilizar las subvenciones con el nuevo PGC,  sigo avanzando por el Grupo 1 y me encuentro con  la subcuenta 14: las Provisiones.

Lejos queda esa vieja distinción del PGC de 1990 (RD 1643/1990) entre previsiones y provisiones, pero dejemos las nostalgias, y más con la que está cayendo con la Reforma financiera. Más adelante quizá hable de “contabilidad creativa”, pero por el momento me entretengo en leer y comentar interesantes post como el de Antonio Esteban.

Recuerdo el objetivo de esta serie de  post: aprovechar la aplicación de la adaptación del Plan General de Contabilidad para entidades sin fines lucrativos. para repasar la contabilidad, releer conceptos básicos que la rutina nos ha hecho olvidar y así rescatar prácticas contables que devuelvan a nuestra contabilidad su sentido de ser: Herramienta de gestión.

Google imágenes

Las provisiones se dotan cuando sé que voy a tener unas obligaciones, expresas o tácitas, pero no sé su importe exacto o fecha en que tendré que afrontarlas.  Son como una especie de hucha para el futuro. Si es a largo plazo (cuentas 14), van al pasivo no corriente del balance, y son a corto, cuentas 529, al pasivo corriente.

En función de la naturaleza de esas obligaciones el PGC propone varios códigos. Describo algunos:

(140) Retribuciones al personal: obligaciones legales, contractuales o implícitas, con el personal laboral, por tanto la contrapartida serán cuentas del 64).

(141) Provisión para impuesto: deudas tributarias, las contrapartidas serán cuentas 63 por la cuota del ejercicio; 66 por los intereses; 678, por la sanción asociada. Si esto mismo se refiere a ejercicios anteriores, se trataría de un ajuste,  para lo cual utilizamos cuentas de Reserva.

 (143) Provisión por desmantelamiento, retiro o rehabilitación del inmovilizado, o del lugar sobre el que se asienta la actividad. La (145) para actuaciones medioambientales, cuando hay obligación legal o compromiso para prevenir o reparar daños sobre el medio ambiente

(146) Provisión para restructuraciones: me temo que está puede ser utilizada en ésta época de crisis. Pero ojo, las deudas deben venir impuestas por la restructuración y no asociadas con las actividades que continúan en la empresa. El Plan explica qué se entiende por restructuración: programa de actuación planificado y controlado por la empresa, que produce un cambio significativo en el alcance de su actividad  o la manera de llevar la gestión.

Sabemos que el Cuadro de la Segunda Parte del PGC es una propuesta, es decir,  quizá este repaso nos ha recordado que existían este tipo de cuentas, y encontremos supuestos en los que convendría utilizarlas, por ejemplo, abrir una “Provisión por Reintegro de Subvenciones” para aquellas ayudas que sabemos con seguridad que no hemos justificado correctamente  y que tarde o temprano vendrá un requerimiento para devolver parte de la cantidad cobrada en su momento.